Cree en grande.
CONMEBOL

Alan Ruschel, el héroe que nunca perdió la fe y cree en grande

×

Mensaje de error

Notice: Undefined index: und en eval() (línea 1 de /data/www.conmebol.com/public_html/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_argument_default_php.inc(53) : eval()'d code).
Alan Ruschel, el héroe que nunca perdió la fe y cree en grande

“He vuelto a vivir, he vuelto a jugar” expresó emocionado el jugador Alan Ruschel, sobreviviente de la tragedia aérea que afectó al Chapecoense en noviembre pasado y que este último lunes volvió al terreno de juego con la camiseta del cuadro brasileño, en el partido ante el Barcelona por el Joan Gamper, luego de 9 meses de intensa recuperación.

Nacido en Taquara, Río Grande do Sul, 1989, Ruschel se destaca en la posición de lateral volante, importante en la campaña de la CONMEBOL SUDAMERICANA 2016, donde alcanzó con el Chapecoense una histórica final; sin embargo, lastimosamente su sueño fue truncado cuando el avión que transportaba a la delegación brasileña se estrelló en las montañas de Antioquía, antes de llegar a destino.

En aquel fatídico episodio fallecieron 71 personas, resultando con vida solo seis personas de la tripulación, entre ellas tres jugadores del ‘Chape’, Jakson Follmann; Hélio Neto y Alan Ruschel:

“Lo más difícil de superar fue saber que no iba a volver a ver a mis compañeros nunca más. Ya lo estoy llevando bien, porque mi vida continúa y todo aquello que sucedió no podemos ya arreglarlo. Tengo una familia que depende de mí, una esposa que depende de mí, por eso deposité toda mi fe en Dios para continuar. Y ahora me encuentro en plenitud de felicidad porque estoy volviendo a jugar”, reveló Ruschel.

Los jugadores que salieron con vida del accidente inundaron de emoción el Camp Nou, la noche del lunes cuando el Barcelona y el Chapecoense se enfrentaron por el Gamper.

Pero la sorpresa más gratificante fue cuando se dio la nómina del onceno inicial del equipo brasileño, donde apareció Ruschel, 9 meses después y con la cinta de capitán. Jugó 35 minutos; pero resultaron ser los más importantes de su vida.

“Vale la pena celebrar la vida…Mostrar el placer de vivir, de trabajar, el placer de estar vivo”, afirmó tras arrodillarse en el campo de juego y levantar sus dos manos en señal de agradecimiento al cielo.

-La visión de Creer en Grande-

Nueve meses de duro trabajo, tratamientos y fuerza de voluntad, hoy Ruschel está a un peldaño de logar su objetivo: volver a jugar un partido oficial. Un jugador que nunca se rindió, que matuvo la fe y cree en grande; se encuentra en un momento pleno, tras días de lucha.

“Quiero superar mis propias expectativas. Superarme a mí mismo en lo que estoy logrando con lo que pensaba lograr. Ese es mi reto futbolístico. Volver a jugar este tipo de partidos -ya jugó 40 minutos en un amistoso ante el Ypiranga en un partido informal- es una cosa, pero volver a jugar a nivel profesional, con los puntos en juego ya es otra historia. Una historia totalmente diferente. Apunto a ello y tengo la fe de que en un corto plazo de tiempo volveré a ser el defensa que era antes del accidente”, relata el jugador para el diario Marca.

La emoción para Ruschel no terminó después de los 90’, gracias a que Lionel Messi cumplió su sueño. “Cambié la camisa con Messi. Un sueño. Estoy feliz. Hablé con fuera del campo, es humilde”, dijo Ruschel. Después de intercambiar la camiseta con el crack del Barcelona, este le firmó otra camiseta del Chapecoense con una dedicatoria especial: “Con mucho cariño, respeto y lo mejor de siempre. Leo”. “La voy a poner en un cuadro”, develó.

 

 

 

CONMEBOL.com