Cree en grande.
CONMEBOL

A cinco años del vuelo inmortal del ‘cóndor’ Calero

×

Mensaje de error

Notice: Undefined index: und en eval() (línea 1 de /data/www.conmebol.com/public_html/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_argument_default_php.inc(53) : eval()'d code).
A cinco años del vuelo inmortal del ‘cóndor’ Calero

Este último lunes se cumplió 5 años del fallecimiento del portero colombiano Miguel Calero, recordado por su grandeza humana dentro y fuera de la cancha, se destacó en clubes como Deportivo Cali, Atlético Nacional y el Pachuca mexicano, además de la selección Colombia, con 55 presencias.

La vida de Calero podría resumirse en una metáfora de su comportamiento bajo los tres palos con su sosegado carácter, tallado con una notable humildad y gran compañerismo, tal como lo define su amigo Víctor Hugo Aristizábal.

“Si bien fue uno de los mejores porteros del país, era mejor aún como persona", reseñó su el delantero, compañero del ‘cóndor’ en la selección Colombia.

"Era un arquero difícil de enfrentar en los mano a mano. Cuando yo jugaba en Atlético Nacional y él en Deportivo Cali siempre fue complicado abatirlo porque se tenía confianza, achicaba bien y además su estatura imponía respeto", recuerda tambien el delantero.

Calero nació el 14 de abril de 1971 en Ginebra, municipio del departamento del Valle del Cauca, en Colombia. Apodado 'El cóndor' o 'El show' por sus estrambóticas salidas del área al más puro estilo de René Higuita, a pesar de ser casi el doble de alto (1.90)

Debutó profesionalmente en el desaparecido club Sporting de Barranquilla en 1987. De allí pasó a su club escuela, el Deportivo Cali, donde su actuación fue determinante en la temporada de 1996, para terminar con la sequía de 22 años sin título para el equipo verde de Calí.

A partir de ahí fue contratado por por el poderoso Atlético Nacional, pero sería en México donde encontraría su hogar, en el año 2000, fichando por el Pachuca, equipo con el que tocó la gloria continental, con la consecución de la CONMEBOL Sudamericana.

-El show debe continuar-

Después de triunfar en el Cali, brilló también en Atlético Nacional y fue un líder en la selección Colombia. Pero sin duda, su gran lugar en el mundo fue el Pachuca de México, donde atajó desde el 2000 al 2011.

Allí ganó casi todo lo que disputó (campeonato mexicano, CONMEBOL Suramericana y Liga de Campeones de la Concacaf) y se convirtió en un ídolo de esta hinchada.



En el 2012, después del retiro por la puerta grande, Miguel se encontraba a gusto trabajando en el Pachuca como entrenador de arqueros, al mismo tiempo que le dedicaba todo su amor a su esposa Sandra Sierra y a sus dos hijos, Miguel Ángel y Juan José.

Hasta que ocurrió lo de la trombosis y el ‘Show’ tuvo un final inesperado: la muerte. Cinco años después de aquel fatídico 4 de diciembre, Sandra, su esposa por más de 20 años, dice que aún no se repone a la pérdida.

-Anécdota de ‘locos’-

El ‘cóndor´ tuvo 55 presencias con la selección colombiana, sosteniendo siempre un nivel preponderante, hasta luciendo la cinta de capitán.

Una anécdota muy recordada ocurrió en la Copa América de Paraguay 1999, cuando el delantero de la selección argentina Martín Palermo erró 3 penales consecutivos en un partido, frente a Miguel Calero.

Dos remates desviados y una estupenda tapada del guardameta colombiano significaron la victoria 3-0 del cuadro Tricolor.

 

 

 

CONMEBOL.com