Cree en grande.
CONMEBOL

Paraguay sueña cada vez más alto

Paraguay sueña cada vez más alto

Aunque la selección paraguaya nunca ha disputado una Copa Mundial Femenina Sub-20 de la FIFA, tras la histórica clasificación para Canadá 2014 —en un Sudamericano celebrado en Uruguay en el que distaba de ser favorita— rebosa confianza. Hasta el punto de permitirse soñar con cada vez más.

Viajar a Canadá ya le ha servido para recibir elogios de los paraguayos, que han festejado el éxito del equipo, pero su reciente desempeño ha propiciado que el seleccionador, Julio Carlos Gómez, ponga el listón más alto a sus pupilas, como confiesa a FIFA.com. “Después de los amistosos jugados, creemos que podemos tener un buen desempeño en el torneo. Incluso conseguir una clasificación para la siguiente fase, y, quién sabe, estar entre los finalistas”.

El rendimiento del Sudamericano fue el resultado de un trabajo previo de dos años, como explica Gómez en una entrevista exclusiva. “El trabajo se hizo con el objetivo de mejorar nuestra participación en un evento internacional. Esta preparación dio sus frutos, porque conseguimos la clasificación con jugadoras procedentes no sólo de clubes, sino también de colegios y facultades”. Se llevó a cabo a través de un proyecto de desarrollo de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF), con el apoyo del Presidente Juan Ángel Napout. “Abrimos las puertas a todas las muchachas que querían jugar al fútbol, y se nos recibió muy bien. Tanto, que conseguimos una clasificación inédita en esta categoría”, afirma Gómez.

Sudamericano, Mundial sub-17 y, ahora, sub-20
Para el técnico paraguayo, el éxito internacional de las sub-20 está relacionado con otro logro reciente: el del combinado sub-17, al que también dirige él. Las paraguayas disputaron por primera vez el Mundial de la categoría a principios de 2014, en Costa Rica, donde Gómez pudo extraer lecciones que hoy le sirven con la generación sub-20. “El equipo sub-17 estaba preparado físicamente para el Sudamericano, pero en los Mundiales hay otro nivel”, señala el seleccionador, que llevó al Sudamericano Sub-20 a cuatro futbolistas que habían estado en la Copa Mundial Femenina Sub-17 de la FIFA de este año. “Creo que acertamos al preparar más la parte física del equipo, aunque no podremos comprobarlo hasta ver cómo transcurre el torneo en Canadá. Allá sabremos si hemos hecho bien los deberes o si hay que revisar algunas cosas”.

Además de la preparación física, su otra consigna es el equilibrio: la capacidad de atacar y de defender. “Un buen ataque significa que se tiene capacidad de hacer goles, pero, ¿qué ocurrirá si tenemos una defensa frágil? Lo que ganamos en ataque podemos perderlo con una defensa que no esté bien montada”, dice Gómez, cuyo equipo se medirá en el Grupo D con Costa Rica, Francia y Nueva Zelanda. “Cada equipo tiene virtudes y debilidades. Nuestro trabajo es estudiar a los rivales, igual que ellos nos estudian a nosotros. Es como una partida de ajedrez, y el papel del entrenador es fundamental”.

Y si lo que se busca es ambición, la goleadora del equipo, Jessica Martínez, intenta fijarse metas elevadas: en su opinión, Paraguay puede estar entre los cuatro mejores conjuntos del torneo. Gómez también cree que es posible. “Observamos que el rendimiento físico ha avanzado bastante. Las chicas han mejorado mucho, en comparación con el Sudamericano, también en los aspectos táctico y técnico. Dicen que quien no sueña no vive, y nuestro sueño en el fútbol es este: estar entre los cuatro semifinalistas”.

 

Fuente: FIFA.com