Cree en grande.
CONMEBOL

Galería histórica

×

Mensaje de error

User warning: The following module is missing from the file system: varnish. For information about how to fix this, see the documentation page. in _drupal_trigger_error_with_delayed_logging() (line 1138 of /data/www.conmebol.com/public_html/includes/bootstrap.inc).

Las imágenes que construyeron la grandeza de América del Sur

El fútbol de América del Sur se construyó con generaciones de futbolistas y dirigentes que catapultaron al bien llamado “continente del fútbol”, al primer mundo de la excelencia.

Nadie podrá discutir la contribución de Sudamérica en el desarrollo del balompié universal, con personajes célebres, que peldaño a peldaño alcanzaron notoriedad, en base al sacrificio e integridad, constituyéndose en mensajeros del juego limpio, desde siempre…

CONMEBOL.com rinde su homenaje a miles de hombres y mujeres que con devoción tributaron, en el día a día, el más genuino sentimiento de pertenencia, exhortando la magnanimidad del fútbol como herramienta de convivencia pacífica, respeto y solidaridad y mejor calidad de vida entre los seres humanos.

1971. Miguel Restuccia (primer plano) gran presidente de Nacional de Montevideo. Fue armando al campeón con la paciencia de un artesano. Vivió para su club.
1971. La historia de Raúl Castronuovo en la Copa Libertadores es tan breve como fructífera: en su única participación fue goleador. Igual que Juan Carlos Hohberg llegó a Peñarol proveniente de Rosario Central.
1971. La camioneta de Rafael Mendoza, presidente de The Strongest, lleva a cuestas la ilusión del nuevo equipo tras la tragedia. El Tigre se puso de pie nuevamente en la escena continental.
1971. Junior de Barranquilla en su primera experiencia en la Copa. Arriba: H. Segrera, H. Solís, E. Álvarez, P. Vásquez, J. Rubio, E. Castillo. Abajo: M. Moreno, Ar. Segovia, J. Luis Oyarbide, E. Rivera, A. Salazar.
1971. Alberto Spencer, retornó a Guayaquil y jugó dos temporadas para el SC Barcelona, antes de retirarse en 1972.
1971. Emelec, en su quinta participación sudamericana.Arriba: Carlos Delgado José Romanelly, Jesús Ortiz, Héctor Gauna, José María Piriz, Miguel Bustamante. Abajo: Gonzalo Castañeda, Féliz Lasso, Alberto Cabaleiro, Roberto Tomalá, Colón Villalba.
1971. Mario Canessa, juez chileno que se radicó en Colombia y actuó internacionalmente por ese país. Dirigió la primera de las tres finales.
1971. Leonardo Véliz, mostraba en Unión Española el potencial que dos años después exhibiría con Colo Colo.
1971. Deportivo Italia, representante por 5ta. vez del fútbol venezolano: Arriba: C. Marín, Manuel Tenorio, Orlando Torres, Vito Fassano, Delman Useche, Vicente Arruda. Abajo: Sarú Loreto, Negri, Roberto Arantes, Alcyr Freitas, Rui de Costa y R. Maravic.
1971. El bahiano Luis Pereira poseía un talento inusual para un defensor: salía jugando con el balón dominado y cometía muy pocas faltas. Un crack notable. Lo disfrutó el Palmeiras.
Una gloria de la primera época del fútbol argentino. Juan Domingo Brown, jugador del legendario alumni.
Pascual Somma, ágil y punzante delantero de Uruguay que animó seis de las primeras siete ediciones de la Copa y fue campeón en cuatro de ellas.
Isabelino Gradín quien fuera futbolista, atleta, tamborilero, gloria de Peñarol, ganando una competencia atlética. . Figura estelar de los albores de nuestro fútbol.
Argentina 1 Brasil 1. Ataca el “Negro” Laguna, rechaza un zaguero de Brasil que entonces lució una extraña camiseta a rayas verdes y amarillas. Ceder ese punto le costó el título al local.
Grata y numerosa presencia femenina en la edición inaugural de la Copa en el coqueto estadio de Gimnasia y Esgrima, en el barrio de Palermo.
Argentina posa antes de su cotejo frente a Chile. Arriba: Armando reyes, Francisco Olazar, Juan Domingo Brown, Guidi, Gerónimo Badaracco, Pedro Martínez. Abajo: Juan Perinetti, Carlos Wilson, Alberto Marcovecchio, Alberto Ohaco, Adolfo Heissinger.
La multitud que desbordó el estadio, enojada por la suspensión del partido, incendió parte de las tribunas.
El espléndido estadio de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, por entonces el mejor de Sudamérica.