Cree en grande.
CONMEBOL

Nolberto Solano: “Sigo teniendo pasión por el fútbol y por mi país"

Nolberto Solano: “Sigo teniendo pasión por el fútbol y por mi país"

Nolberto Solano es un referente histórico de la selección Peruana (AFP).

Nolberto Solano se erigió en uno de los rostros más reconocibles del fútbol peruano durante más de un decenio. Desde mediados de los 90 hasta finales de la década de 2000, fue un embajador de su querido país en las canchas extranjeras y un héroe con la Blanquirroja. Sus exquisitas acciones a balón parado y su cautivador juego por la banda hicieron de él un icono en su tierra y un héroe en lugares tan lejanos como Londres y Newcastle, donde se convirtió en el primer peruano en jugar en la Premier League inglesa.

Ahora, como ayudante del seleccionador Ricardo Gareca, Solano es un vínculo con el pasado para un combinado peruano compuesto por una mezcla de jóvenes ambiciosos y veteranos correosos; un equipo que está rindiendo muy por encima del caché con el que llegó a la Copa América Centenario.

“Sigo teniendo pasión por el fútbol y por mi país, y entrenar es la única forma de seguir metido en esto”, explica el ex carrilero, escasos días después del triunfo ajustado sobre Brasil que clasificó a Perú para cuartos. Y aunque Solano admite que “Perú no siempre ha estado al mejor nivel en el ámbito internacional durante los últimos 30 años”, lo que su selección ha logrado hasta ahora en tierras estadounidenses está haciendo vibrar a los seguidores peruanos.

Regularidad al fin

Tras quedar tercera en la Copa América del año pasado, Perú ha encontrado esa regularidad que le fue esquiva durante el casi centenar de internacionalidades que acumuló en su carrera Solano. Nobby, que conserva su espíritu generoso a sus 41 años, no puede estar más contento por ello: “La mitad de este equipo no había cumplido los 20 hace apenas tres años”, resalta.

Destila así un cariño sincero por esta plantilla que está sorprendiendo a sus rivales. “Los jóvenes están aprovechando la oportunidad de llevar más arriba al fútbol peruano. Nadie creía que podríamos ganar a Brasil, pero lo hicimos. En ningún momento se rindieron, y consiguieron algo grandioso”.

En su etapa de jugador, Solano compartió partidos en la Blanquirroja con el actual capitán, Paolo Guerrero. El delantero de 32 años batió recientemente el récord del legendario Teófilo Cubillas para erigirse en el máximo goleador de Perú de todos los tiempos. Las cualidades del combativo y letal Guerrero no son ningún secreto para Solano.

Otro hombre de quien Solano habla con absoluto respeto es su jefe: el seleccionador Ricardo Gareca, quien ya guió a Perú hacia la tercera posición en la pasada Copa América. Muchos consideran al técnico argentino como el salvador del fútbol peruano y como la persona que puede devolver a la Blanquirroja a la época gloriosa de los 70, cuando era una asidua en los Mundiales y un combinado temible en el continente americano.

“Gareca da muchísima confianza a los jugadores”, señala Solano, antes de resaltar sus dotes organizativas. “Tiene fe en los jugadores locales, y ha construido un sistema que todos aceptan y se esfuerzan por hacer valer. Vinimos a Estados Unidos con 20 días de antelación para trabajar en ser un equipo organizado, y eso es precisamente lo que hemos hecho”.

Ecos del pasado

El papel de Solano está un poco a caballo entre entrenador y mentor. Los jugadores jóvenes recurren a él como un símbolo, pero también como si fuese su tío preferido. Se benefician de su experiencia, tras haber jugado casi dos décadas al máximo nivel.

“Soy peruano, así que estos chicos me conocen bien”, explica. “Soy alguien a quien pueden acudir, con respeto. Trato de brindarles el fruto de mi experiencia, de mis años con la selección. Intento transmitir una confianza que quizá no tengan todavía”.

Al pedirle que compare a la actual selección con aquellas donde jugaba él, o incluso con las anteriores, el antiguo ídolo de la afición del Newcastle United prefiere mostrarse diplomático: “Es difícil comparar a selecciones de esa forma. En las que yo jugué eran diferentes de ésta, y las anteriores también. Pero este equipo está marchando por el buen camino. Se ve más claro que el agua”.

En su siguiente compromiso, Perú se mide a una de las favoritas del certamen, Colombia; un equipo repleto de nombres familiares y de estrellas mundiales como James Rodríguez y Juan Guillermo Cuadrado. “Sufriremos”, admite Nobby riendo. “Vamos a sufrir de principio a fin. Básicamente, necesitaremos alcanzar nuestro mejor nivel”.

“Pero tenemos que creer”, concluye Solano, buscando inspiración en el nuevo paradigma de tapado triunfador, en esa misma liga inglesa donde aportó su sabroso toque sudamericano tantos años: “Colombia tiene muchísimo talento y un montón de estrellas, pero quizá podamos imitar al Leicester City y dar la sorpresa una vez más”. 

 

 

Fuente: FIFA.com