Cree en grande.
CONMEBOL

Perú se despide con un triunfo dedicado a la fiel hinchada blanquirroja

Perú se despide con un triunfo dedicado a la fiel hinchada blanquirroja

La selección peruana pudo despedirse del Mundial de Rusia 2018 con el buen sabor de una victoria, por 2 a 0 sobre Australia, que tampoco pudo alcanzar los octavos de final dentro del Grupo C, este martes en Sochi.

André Carrillo a los 18’ y el capitán Paolo Guerrero a los 50’ minutos anotaron los tantos del conjunto incaico, que después de 36 años volvió a gritar un gol en un Mundial.

Los peruanos no ganaban un partido en un Mundial desde hace cuarenta años en Argentina-1978 y lo lograron este lunes con la victoria ante el conjunto australiano.

La selección sudamericana fue contundente y lo ratificó con el tanto a los 18’ de André Carrillo. El delantero del Watford inglés tomó un balón puesto en el aire por Guerrero, sacando un sablazo de derecha para poner el primer el primero y desatar el delirio en las gradas peruanas.

Con la ventaja, el conjunto dirigido técnicamente por Ricardo Gareca se dedicó a sostener la diferencia hasta que a los 50’, el ‘Depredador’ Guerrero se hizo sentir en las redes con un remate de volea, tras un pase de Cueva.

El resultado deja eliminada también a Australia (1 punto), ahora última de un Grupo C en el que clasifican Francia como líder con 7 puntos y Dinamarca, segunda con 5, mientras Perú fue tercera con 3 unidades. Franceses y daneses empataron 0-0 en el otro partido del cierre de la llave, disputado en Moscú de manera simultánea.

Daba igual que ya era el encuentro de despedida, que hubieran tenido que esperar 36 años para esto, para ni siquiera llegar con opciones al tercer partido. Hoy la tórrida Sochi era Perú. Era blanca y roja, de la fiesta de quienes más ilusión le pusieron en regresar a una Copa que con ellos ha sido cruel en los resultados pero no en el alma.

 

La selección de Perú se fue además con música y como héroes fueron ovacionados por unos 35.000 peruanos 36 años y 4 días después de aquél 22 de junio de 1982 en el estadio Riazor de La Coruña.

 

 

AFP